Nuevo video de Korn

El Cisne Negro y la Princesa Amígdala

0

Posted by Ricardo Muñoz Espinoza | Posted in , , , | Posted on 8:57


Ya cabros, anoche vi “El Cisne Negro” y aquí les dejo una humilde crítica de este humilde reportero. “L J:Los Juimos”:

Hace ratito que tenía ganas de ver esta cuestión, porque el tráiler te deja harto cachudo, en realidad. En fin, no tuve la suerte de verla en cine pero en todo caso igual la pasé bien desde el TV cable y con un manso sonido en home theather.

En el Cisne Negro actúa la linda Princesa Amígdala de Star Wars (Natalie Portman, pa los que se están preguntando y quién es) y la cosa es que la minoca típica cuática que está harto embalada porque tiene que bailar ballet. De hecho es como la tradicional hermana/prima/sobrina chica que tiene N presentaciones y uno todo se emociona porque hay que ir a verla, sacarle fotos y esas fotos quedan en el mueble del living, aunque nunca en la foto sale bailando, sino que antes de mandarse la gracia.

La cosa es que la Princesa Amígadala tiene un papel ultra peludo porque debe bailar con cuática El Lago de los Cisnes, pero con la gracia de que debe hacer de dos papeles a la vez: El Cisne Blanco y el Cisne Negro y uno viendo la cuestión queda clarito al tiro que es más peludo que ponerle bikini a una sirena.

Claro, porque la comadre le pone cualquier talento, pero hay un francés con cara de ebrio que a cada rato le dice que tiene menos ritmo que una gotera y le embarra la siquis a la minoca.

El caso es que la chiquilla quiere puro lucirse porque es como el evento más grande de su vida, pero se obsesiona tanto que comienza a chalarse y anda todo el día pensando e imaginando tonteras, llorando y dando la lata…porque justo le tocó hacer el manso papel, pero como ya dije es ultra peludo y vámonos frustrando a cada rato. Ahora que lo pienso, la Princesa Amígdala sería como de las típicas chiquillas que andan puro rayando la papa y si es que hubiese tenido Facebook/Twitter, todo el día tendría estados onda como “puuucha me fue mal hoy” o “vamos a ponerle color pa’ bailar” y por supuesto rematando con un emoticon, típico de caras triste como :(.

Y por supuesto no pueden faltar los típicos chaqueteros que a uno le tienen envidia. En esta cuestión sale otra comadre harto hot la verdad, que anda puro detrás de la Amígdala pa’ que se equivoque y ella quedar de bakán, entonces se forma otro atado pa’ la Natalie Portman y vamos poniéndonos más locos aún.

Pero el caso es que como la Amígdala se chala con cuática, comienzan a pasar cosas a toda zorra. Primero que todo, tiene una mamá que está igual de chalá que ella y cuando no la cuida, pasa todo el día haciendo pinturas raras y llorando, porque la señora no tiene televisor para ver cosas típicas de señoras: Sábados Gigantes, SQP,Doña Bárbara o La Jueza.

Entonces pasan cosas heavy que a ratos hace pensar que se trata de una película de miedo, así de bakán. Amígdala comienza a ver gente que se aparece y le habla…entre otras cosas, más encima no hay música de terror, sino que pura clásica y eso da más miedo, con los violines a lo Psychosis.

Y ahora que lo pienso me recordó harto a Psychosis, porque les digo al tiro que esta película es de esa onda de suspenso psicológico. Donde uno se imagina una cosa y pasan otras.

El director que hizo esta cuestión es Darren Aronofsky, ese mismo que le pone de ese color cuáticos a la películas y que nos tiene acostumbrados a que uno quede pa’ adentro, sino pregúntenle a cualquiera que haya visto “Requiem for a Dream” o “El Luchador”.

No quiero contarles nada más pa’ no embarrarles la sorpresa, pero les puedo decir que lo pasé a toda zorra viendo el Cisne Negro. Tiene escenas tan la raja que a uno se le pasan volando las dos horas de película.

Debo decir que es pa’ los que les gusta el cine y andar analizando a los personajes. Esta es una cosa pa’ pensar harto porque uno se mete en la cabecita de pollo de la comadre y trata de descifrar las cosas y todos los atados que le pasan.

Es tan la zorra que uno queda pa’ adentro con la actuación de la Amígdala y le compra todo lo que hace y dice. En fin, El Cisne Negro me dejó con el ojo cuadrado y hasta a mí me dan ganas de decirle mi iñora que no baile tanto danza árabe, digo, pa’ que no pasen las cosas cuáticas que salen aquí o algo como eso.

En fin, es una obra que superó todas mis expectativas y uno termina aplaudiéndola de pie. Ah y ojo, porque el final es re cuático, no se los voy a contar, pero les digo de una que quedarán pa’ adentro y rayando la papa.

PD: Lo único que sí le critico es que muchos sabemos que la Amígdala es harto hot y mina como ella sola, pero pa’ los que esperan eso aquí se van a decepcionar…porque como tiene que bailar todo el día…sale con menos carne que un Hare Krisnah comiendo wantan, pero bueno igual actúa bakán la cabrita.

Ah y un premio a la animación, porque al ver la poses del cisne de la Portman, me recordó al tiro como si hubiese sido un capítulo de los Caballeros del Zodiaco. ¿Se acuerda? Uno al ver esta escena se acuerda de los gritos “¡Dame tu fuerza Pegaso!” o “¡Polvo de diamantes!”.

Calificación de 1 a 7: 7. Perfect y Flawless victory.

Transformers 3: Con el ojo en silla de ruedas

0

Posted by Ricardo Muñoz Espinoza | Posted in , , , , | Posted on 8:48


Hace rato que tenía ganas de ver Transformers 3 y por fin lo hice, más encima en 3D. Así que vamos viendo dijo el ciego, la súper y pequeña crítica a esta película.

Cuando hace dos años salió Transformers 2: Revenge Of The Fallen, tenía puro ganas de verla porque dejó la vara alta la uno, incluso salieron lágrimas en mis ojos cuando salía en pantalla Optimus Prime.

Pero resulta que me llevé la media decepción con la 2, porque era algo fomeque. Los efectos a toda zorra eso sí, pero le faltaba algo. Ese impacto que me causó la uno no se repitió, así que quedé con gusto a poco.


Y apenas vi el tráiler de Transformers 3: Dark of The Moon me dieron ganas al tirante de verla en 3D pa’ cachar todos los efectos y balazos al por mayor. Y así fue pues. El resultado: Es la más zorruda de la tres.

De entrada nos tiran escenas cuáticas y típicas de “Falsate” de las conspiraciones con la llegada del hombre a la Luna y los rusos haciendo la competencia y todo el atado de la Guerra Fría y tras unos 10 minutos de puro decir que en realidad el alunizaje fue más mula que billete de tres lucas y que en realidad fueron al satélite a puro cachar que habían descubierto los Transformers, ahí recién comienza la película.

Y Transformers tiene harto más de lo mismo: robots de 10 metros que hacen poses cuáticas de yoga para transformarse en vehículos (Autobots) o en cosas brígidas (Decepticons), onda camiones, aviones, radiopatrullas, guanacos, autos flaites, pistolas y hasta en tarjetas de crédito de La Polar. Pero la gracia es que los efectos a toda zorra son multiplicados por mil y más encima en 3D, por lo que el ojo queda casi en silla de ruedas.

Después de cachar el manso intro, aparece el famosillo Sam Witwicky con la polola pero no es Megan Hot, sino que una minoca rubia que igual está harto rica, pero como que no viene mucho al caso y uno se acuerdo todo el rato de la riquísima Megan Hot y se pregunta si es que terminaron y cómo, a lo más cahuín y todo eso. Porque uno se mete en la película.

La cosa es que aquí los humanos se van en la brígida y desde los tiempos de Chernobyl (en serio, explican eso) que están unidos con los Decepticons para abrir un portal que dejaría la zorra, trayendo al planeta de los Transformers hasta…adivinen…La Tierra.

Pues ahí Sam y compañía deben otra vez pelear con los malos pa’ salvar la Tierra, aunque nadie lo llama pa’ tener trabajo (spoiler).

Bueno, pa’ no contarles más le película les puedo decir que una vez que renace un Prime ultra la zorra, queda la grande.

De todas, ésta es como la más “seria” ya que aparte de tirar puras conspiraciones, que si no las conocen no van a cachar mucho, sale harta sangre y se ve a toda raja con el 3D. Es hasta más violenta. De hecho, en una parte uno de los Decepticons dispara con un power cañón a las personas de una ciudad, pulverizándolas en plena pantalla…todo en 3D ¡Wow!

Y todo porque aquí queda la mansaca con los Decepticons, onda mil Decepticons versus cinco Autobots.

Otra de las cosas bacanes son los efectos. Pues, tal como lo dije más arriba son multiplicados por mil. Tanto es así que en plena pelea, Bumblebee (el auto a toda zorra amarillo que ahora todos lo tienen y le pegan el logo de los Transformers en las puertas) toma a Sam, pega un par de patadas, lo suelta, se da vuelta, luego lo toma de nuevo y lo sienta en el asiento trasero, mientras se transforma de robot a auto. Todo eso en el aire y en cámara lenta, además del 3D. La raja misma, te deja con el ojo cúbico. En esta escena, la gente en el cine se mandó un “wow” al unísono.

Así si te gustaron las dos primeras, ésta te va a encantar y si no, igual la van a pasar la raja porque Transformers 3 cumple su objetivo: entretener.

Mención honorífica a Megatron, que sale harto cabrón, así con capucha y todo. En serio. Ah y un autobot muere (spoiler), pero no les cuento quién pa’ no embarrarles la onda pues.

En fin: Transformers 3, la mejor de las 3, sacó aplausos en el cine. Y si no la ven en 3D igual lo pasarán la raja.

Ah y hay hartos chistes tontos como en las dos anteriores, que aunque uno sabe que son tontos igual se ríe. También dura como tres horas, pero uno no se da ni cuenta por lo bien que lo está pasando viendo las peleas y los disparos y toda la zorra que queda en la pantalla.

Seguidores

Páginas vistas en total